¿Por qué el día del libro se celebra el 23 abril?

¿Por qué el día del libro se celebra el 23 abril?

¿POR QUÉ EL DÍA DEL LIBRO SE CELEBRA EL 23 DE ABRIL?


Dicen que una mentira dicha mil veces se convierte en verdad... Y no hay verdad más absoluta que ésta. Los seres humanos sentimos la imperiosa necesidad de aplicarle un porqué a todo, pero, en ocasiones, ese porqué no es más que una falacia sin precedentes.

Al hilo de lo anterior, si preguntamos a cualquier persona por qué el Día del Libro se celebra el 23 de abril, nos dirá que es porque Miguel de Cervantes y William Shakespeare murieron dicho día de 1616. Es más, si buscamos en Internet datos sobre ambos autores, algunas páginas reafirmarán este hecho. No obstante, ¿estamos absolutamente seguros/as de que esto es cierto?

Poca gente sabe que, por aquel entonces, Inglaterra (país de nacimiento y residencia de Shakespeare, “Guillermo”, para los amigos), se regía por el calendario juliano. Este calendario fue introducido por el emperador Julio César en el año 46 a.C. y entró en vigor un año después, es decir, en el 45 a.C., poco antes de la conquista romana de Egipto. Cuando los británicos ajustaron sus fechas con el calendario gregoriano (el que utilizamos hoy en día), que era más perfecto porque corregía las desviaciones de la órbita terrestre (el calendario juliano se atrasaba, aproximadamente, 1 día cada 128 años), vieron con estupor que la fecha de fallecimiento de Shakespeare no era el 23 de abril, sino el 3 de mayo.

Y esta es la primera gran mentira.

La segunda...

Miguel de Cervantes, autor de “El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha” (sí, este es el título completo) tampoco murió el día 23 de abril. Y en este caso no ocurrió por ningún error de datación, sino, simple y llanamente, porque no se murió ese día.
Cervantes murió el día 22 de abril de 1616, no el 23. Ese día tuvo lugar su entierro.
Curioso que queramos conmemorar la muerte de estos grandísimos autores, un día en el que ninguno de los dos murió, ¿no os parece? En cualquier caso, no perdamos la bonita costumbre de regalar un libro ese día y de recordar a dos de los más grandes autores de la literatura, porque, “sea o no sea esa la cuestión” y, aunque “la razón de la sinrazón que a mi razón se hace, de tal manera que mi razón enflaquece”, los libros nos han brindado, y lo seguirán haciendo, momentos únicos, inmortales y eternos.



Profe: Álex