Logopedas VS Maestros/as de AL

Logopedas VS Maestros/as de AL

Logopedas y Maestros/as de Audición y Lenguaje (AL), una confusión existente entre dos profesionales muy distintos, que los propios profesionales hemos creado y que poco a poco hemos ido introduciendo en el lenguaje del día a día de los colegios y de la propia población.
El principal problema, es que cada vez es más habitual encontrar familias cuyos hijos han sido derivados al “logopeda” del colegio y preguntan si es necesario que su hijo reciba tratamiento logopédico externo si ya lo recibe en el colegio. Es aquí cuando debemos hacernos las preguntas: ¿Qué es un logopeda? ¿Qué es y qué funciones realiza un maestro/a de Audición y Lenguaje?
Lo primero y más esencial que debe de quedar claro, es que en la escuela no existe la figura del Logopeda y que son los maestros/as de Audición y Lenguaje los encargados de atender al alumnado en los centros educativos.

Los maestros/as de AL son profesionales encargados de trabajar aquellos aspectos relacionados con dificultades en la comunicación, bien sea habla y lenguaje, desde un enfoque educativo; en cambio el logopeda es quien realizará una intervención externa al centro educativo y desde un enfoque clínico.

Una vez aclarado esto, la respuesta a la pregunta de si en ocasiones es necesaria la intervención de un logopeda externo, es SÍ; ya que un maestro de audición y lenguaje apoya y adapta aprendizajes y material curricular, pero no interviene en los procesos ni rehabilita ciertos trastornos y/o dificultades que guardan más relación con un enfoque clínico o sanitario, que es donde entraría en juego la figura del logopeda.

Ambos perfiles, guardan aspectos comunes y trabajan ciertos enfoques complementarios, por lo que cobra gran importancia el trabajo de coordinación entre ambos profesionales; así como un trabajo multi e interdisciplinar, con el objetivo de generar lazos de unión y de cooperación.

Por esta razón es preciso explicar la diferencia entre Maestro de Audición y Lenguaje y Logopedas puesto que NO son lo mismo, pero son muy importantes ambos y sobre todo COMPLEMENTARIOS, si logramos trabajar de manera conjunta, el gran beneficiado siempre va a ser la figura más importante: nuestros niños/as.


Ruth García